miércoles, 23 de julio de 2008

El TAMAÑO SI IMPORTA "un relato de amor y de golf" (cick aquí para pdf)

Don Pancho, apoyado en la barandilla del bar, con su whisky en la mano, observaba los jugadores que terminaban su partida en el green del dieciocho. Mientras lo hacía, escuchaba a varios jóvenes que mantenían una acalorada discusión en una mesa cercana, junto a su sillón favorito. La conversación versaba sobre el tamaño, algunos decían que sí importaba otros que no. La discusión estaba subiendo de tono por momentos, y no precisamente de voz. El viejo Pancho se acercó a la mesa, todos callaron inmediatamente. A sus noventa y tres años -siendo socio fundador del club, Capitán de Campo honorífico a perpetuidad y decano de la junta de socios- su sola presencia imponía respeto.
-¿Ustedes creen que esta es una conversación para mantener en el club?
-Perdone don Pancho, no nos dimos cuenta de que estábamos levantando la voz.
-No importa, pero no he podido dejar de escuchar sus palabras y si me lo permiten, les voy a contar una historia que demuestra que el tamaño sí importa.

Los jóvenes se miraron unos a otros, les había tocado la lotería, Don Pancho era famoso por sus historias, bueno... por rollista mas bien. Pero la educación manda en estos casos y viendo que no tenían alternativa, ni vías de escape, se dispusieron a escuchar pacientemente. Cediéndole asiento en el sillón que siempre tenía reservado.

-La historia que les voy a contar ocurrió hace treinta años y absolutamente todo es verídico. Me la contó el protagonista principal, Ángel Rubirosa, sentado en este mismo sillón que ocupo ahora. Lo más triste es que a los pocos días desapareció y nunca se volvió a saber de él. Y todo por una cuestión de tamaño.
El principio del relato atrajo inmediatamente la atención de todos los presentes, por una vez parecía una historia interesante y algo picante.
-La historia comienza a finales de los años sesenta, Ángel, heredero de una de las mayores minas de cobre de Chile, era un playboy reconocido y asiduo a todas las fiestas de la Jet Set internacional. A sus cincuenta años, era un maduro atractivo y le precedía la fama familiar, tanto de playboy como de portador de una gran tranca que hacía felices a las mujeres más exigentes. Su tío segundo, Porfirio Rubirosa, ya había sido famoso unos años antes rompiendo corazones de millonarias americanas, bueno... corazones y sospecho que otras cosas. Aunque a diferencia de Porfirio, que era un vividor y un chulo que vivía de las mujeres, Ángel era rico de nacimiento y no necesitaba vivir de ellas. Su principal afición, además de las féminas y los coches caros, era el golf. Campeón de Sudamérica varios años, dos veces ganador del Open Británico Amateur, campeón del mundo con el equipo chileno en los años cincuenta y dos y cincuenta y cuatro. En fin, su palmarés golfístico era envidiable. Tras ganarle dos match seguidos a Jack Nicklaus y Tony Jacklyn en las previas del Open Británico jugado en los links del Royal St. George en Sandwich, al sur de Inglaterra, muchos dijeron que si no fuera por su afición a las juergas y a las mujeres hubiera sido el mejor jugador del mundo. Yo lo conocí en aquella época mientras arbitraba un Open. Era un tipo notable, de los que dejan huella en todas las personas que lo conocen. En el campo, un autentico tiburón, creando golpes increíbles para salvar situaciones imposibles. En los más de setenta años que llevo en el mundo del golf, sólo Severiano Ballesteros le ha igualado inventando golpes salvadores. Su “drive” era poderosísimo y con el sand wedge en la mano, un autentico maestro. Pero... como ya he dicho antes, lo perdía su vida de libertino impenitente. Durante el British Amateur que ganó....




Si les ha interesado y quieren seguir leyendo, pulsen el título y les aparecerá en pdf

Espero que disfruten la mitad de lo que disfruté yo escribiendolo.

Es mi regalo de cumpleaños para todos los jugadores de golf que visitan mi blog.


Juan Carlos Domínguez Siemens

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡Simplemente Genial!! Enhorabuena por ste y otros relatos tuyos, como regalo de cumleaños espero que encuentres editor para que publiques en papel. Abrazos

Mónica dijo...

Hola, prometo volver con más tiempo a leer tus historias. Es que Hermes me está tocando el hombro y recordándome que debo viajar. Gracias por los elogios. Si vas al primer posteo, verás que mi blog es un regalo de alguien que piensa igual que tú. :)

"Volveré", dijo Mac Arthur. (ja ja)
Un beso agradecido desde Montevideo, Uruguay
Mónica