viernes, 5 de diciembre de 2008

El "genio" del I.N.E.M.

Esta conversación que transcribo ocurrió ayer entre un psicólogo y orientador profesional del Instituto Nacional de Empleo y una mujer de cuarenta y tantos años parada recientemente por su empresa.

-Buenos días

-Buenos días

-¿que desea?

-Bueno, mire usted, es que la empresa para la que trabajaba ha hecho regulación de empleo y me ha despedido, vengo a apuntarme en el paro.

-Ah, muy bien, ¿ha traído su currículum?

-Sí, aquí está

-A ver...-coge el currículum y empieza a leerlo- hmmm... ¿Y de qué dices que quieres trabajar?

-Bueno... yo he sido muchos años comercial para varias empresas, tal y cómo especifico en el currículum.

-Ah, vale, pero... ¿y tu te crees que la cara bonita te va a durar muchos años? ¿a que te vas a dedicar después?

(La interfecta patidifusa por la respuesta inesperada e impertinente de aquel imbécil, piensa en responderle que en realidad trabaja de comercial vendiendo productos, no de puta en una esquina. Pero se contiene.)

-Mire, yo trabajo vendiendo productos y servicios y además soy buena en ello y tal y cómo pongo ahí -señalando el currículum- he recibido muchos cursos de ventas, manejo de equipos de trabajo, recursos humanos etc.

Y el psicólogo y orientador profesional de profesión y cretino de nacimiento sigue:

-Pero mi niña, todo eso no te sirve para nada, ¿por qué no buscas trabajo de administrativa, por ejemplo?

(la mujer lo observa incrédula y contiene una vez más su impulso de mandarlo a la mierda)

-¡Oiga, yo estoy muy orgullosa de mi profesión y le repito que soy buena en ello!

-Bueno... si no sabes hacer otra cosa... (mirando con cara de pena) que le vamos a hacer. Aunque lo vas a tener muy difícil. Pero bueno... lo primero que tienes que aprender a hacer es tu currículum para que quede bonito y no pase desapercibido entre los demás. Te voy a enseñar unos cuantos muy buenos y quiero que el próximo martes me traigas el tuyo bien hecho.

El "psicogilipollas" saca un tocho para que lo vea la buena señora, que educadamente ojea aquel catalogo de horrores horteras, lleno de colores y dibujitos. Tras unos minutos de contemplación espeluznada, el cretino vuelve a hablar.

-Bien ya has visto una selección de los mejores, ahora quiero que el próximo martes me traigas uno igual de atrayente que estos. ¡Espero que me sorprendas!

-De acuerdo, hasta el martes entonces. (Respondió ella con sangre en la lengua de tanto mordérsela)

Y yo me pregunto:

¿¿Con estos "genios" en el Instituto Nacional de Empleo, cómo se van a recolocar tres millones de parados??

 

Juan Carlos Domínguez Siemens

1 comentario:

emiodeonlavoz dijo...

Afortunadamente no todos los psicogilis están en el INEM. En todos lados se cuecen habas. Si esto es real y lo será, mejor expresarse, porque... ahora o nunca, la legión te espera! O se despacha a gusto contestándole en primera instancia, a modo de que desde cuándo la conoce para tutearla... después decirle que el consultorio, lo abra fuera de horas de trabajo.
Un saludo.